La figura de la Dirección Ambiental de Obra (en adelante DAO) de un determinado proyecto se genera como resultado de la descentralización de las tareas de carácter ambiental de la Dirección Facultativa de Obra (DFO) en una persona o entidad. Así, se delega en una persona o equipo de personas que se encargará de identificar y controlar los requisitos de carácter ambiental de dicha obra.

Del mismo modo, la DAO será la responsable del seguimiento y vigilancia ambiental de la obra, del diseño y supervisión de los planes específicos de gestión ambiental (como por ejemplo el plan de restauración ambiental), al tiempo que se responsabilizará de los intereses públicos o privados que pudieran verse afectados por la obra.

Para todo ello, se emplea como herramienta básica el Programa de Vigilancia Ambiental establecido para el proyecto, el cual puede desarrollarse más si se estima conveniente, con carácter previo al inicio de la obra, en algún otro tipo de documento de detalle.

La DAO es una figura relevante en las obras de cierta envergadura, pues su labor es clave para garantizar el cumplimiento de las cuestiones ambientales exigidas según la normativa aplicable, así como los condicionados ambientales impuestos al desarrollo del proyecto en las autorizaciones.

Dirección Ambiental de obra

Este puesto continúa siendo una importante fuente de empleo en el sector ambiental, dado que esta figura tiende a utilizarse cada vez con más frecuencia. Y no sólo en nuestro país: de hecho es habitual que las constructoras españolas -muy internacionalizadas- expatrien a profesionales españoles a otros países donde existe carencia de perfiles de esta capacitación técnica.

Para más información ponte en contacto con nosotros a través de info@ismedioambiente.com o llámanos al 91 444 36 43.